El Palacio de los Borja

El Palacio de los Borja es el monumento más emblemático de la ciudad de Gandía. En 1.964 fue declarado Monumento Histórico – Artístico Nacional.

El austero exterior del palacio, de altos muros, hechos en mampostería y ladrillos, y ventanas góticas no tiene nada que ver con el fastuoso interior donde sobresalen cuatro grandes salones: el Saló de Corones, por los elementos decorativos del techo, la Sala dels Carròs i dels Centelles y la Galería Daurada, con el deslumbrante pavimento de cerámica de Manises y el Salón de Águilas. Por último destaca la Santa Capella, oratorio de San Francisco de Borja en el siglo XV.

El edificio se amplió y restauró a lo largo de siete siglos, de modo que muestra una gran variedad de estilos arquitectónicos con vestigios góticos de los siglos XIV y XV, aportaciones renacentistas del siglo XVI, ampliaciones y transformaciones barrocas de los siglos XVII y XVIII y, finalmente, reconstrucciones neogóticas de finales del XIX y principios del XX. En 1.995 se llevó a cabo un programa de mejora y restauración del edificio donde destaca la rehabilitación de la fachada y la instalación de iluminación interior.

El acceso principal se realiza por una puerta de arco de medio punto llegando al imponente patio de armas, lugar de donde se articulan el resto de habitaciones y demás dependencia