Colegiata de Santa María

En la Plaza Mayor se encuentra la Colegiata de Santa María, erigida sobre una antigua mezquita en el siglo XIV.

Estamos ante una imponente muestra del gótico en su variante catalano – aragonesa. No obstante este estilo gótico se muestra en su cabecera, el resto del edificio es de estilo barroco. En 1.931 fue declarada Monumento Histórico – Artístico Nacional.

Posee dos puertas, la de los Apóstoles y la de la Mare de Déu, que contiene una imagen mariana. A ambos lados de la Virgen se hallan unas flores de jazmín esculpidas en piedra en el siglo XIV.

Se cree que en el solar que ocupa actualmente, hubo una iglesia visigótica, siendo en época mora mezquita y tras la reconquista llevada a cabo por Jaime I volvió al culto cristiano.

Su primera fase se construyó entre los siglos XIV y XV aunque la actual configuración es del siglo XVI.

Se incendió durante la Guerra Civil y perdió el famoso retablo de Pablo de San Leocadio y Damián Forment. Se restauró a partir de los años cuarenta